Seguinos en:

Pascua

El día de Pentecostés: El Fuego de la unidad
Celebramos la solemnidad de Pentecostés, celebramos la venida del Espíritu Santo, trae sobre la multitud de pueblos y culturas el inapreciable don de la unidad sobre la diversidad.
La paradoja de lo grande en lo pequeño
Celebramos la Solemnidad de la Virgen de Luján, el día de nuestra Madre, patrona del Pueblo Argentino.
Nos Consagramos a la Virgen de Luján
Este gesto significa ofrecerle todo lo que tenemos y lo que somos para que María se haga presente en nuestras vidas. Nos dejamos llevar sin condiciones, sabiendo que Ella conoce mejor el camino y que podemos dormir tranquilos en sus brazos de Madre. Es darle nuestro sí y dejarnos cubrir por su manto.
Novena a Nuestra Señora de Luján 2024
Preparamos nuestro corazón camino al Día de la Virgen de Luján. Nos unimos en la fecundidad de la oración comunitaria rezando juntos, como cada año, la Novena a la Virgen de Luján.
Domingo de las Ascensión del Señor
Celebramos hoy el domingo de la Ascensión del Señor, fiesta que nos va llevando de a poco al final del tiempo en el que extendimos la celebración de la Pascua.
María de Luján, esperanza de nuestro pueblo
En el mes de nuestra Madre, miles de fieles se acercan a su casa para acompañarla y venerarla. Junto al nuevo lema por los 400 años, conmemoremos una vez más su milagro en comunidad y unámonos en oración.
Jornada del domingo del Buen Pastor
El 30 de abril, cuarto domingo de Pascua, llamado también domingo del Buen Pastor, se celebra la 60ª Jornada Mundial de Oración por las Vocaciones, instituida por san Pablo VI y que para este año el Papa Francisco invitó a reflexionar rezando el lema “Vocación: gracia y misión”.
Segundo Domingo de Pascua, Domingo de la Divina Misericordia
Hoy la Iglesia Universal celebra la Fiesta (solemnidad) de la Divina Misericordia, instituida por San Juan Pablo II con la intención de reconocer que el amor y la misericordia de Dios perduran para siempre.
Reflexión para el Domingo de Pascua
Feliz Pascua. El Señor esta con nosotros y no nos abandona. El es quien nos anima. En nuestra luchas y muertes, en nuestras desolaciones y desprecios, en nuestras angustias y desvelos, recordemos que la vida ha prevalecido.