Seguinos en:

Novedades

Retiro junto a María de Luján
Predicado por nuestro Padre Obispo + Jorge Eduardo, del 23 al 27 de octubre vamos a estar compartiendo un retiro para la vida consagrada, religiosas, religiosos y sacerdotes.
Ecos de la voz de Francisco
Desde el Equipo Arquidiocesano de Liturgia compartimos este documento - comentario a la luz de la carta apostólica "Desiderio Desideravi" del Papa Francisco.
Convocatoria al Encuentro Sinodal
En comunión con nuestra Iglesia peregrina de Mercedes Luján, compartimos este encuentro de escucha y diálogo en clave sinodal.
Solemnidad del Cuerpo y Sangre del Señor
Celebramos la solemnidad de Corpus Christi, Cuerpo y Sangre de Cristo; celebración en honor Santísimo Sacramento, la Eucaristía en cuanto a la exaltación de la presencia real de Cristo en el sacramento de la Eucaristía, instituida por Jesús el Jueves Santo.
Colecta Anual de Cáritas
Este fin de semana, 11 y 12 de junio, en ocasión de la solemnidad del Cuerpo y Sangre de Cristo, celebramos la tradicional Colecta Anual de Cáritas Argentina, cuyo lema de este año reza: «Mirarnos. Encontrarnos. Ayudarnos.»
Conciertos del Árbol solo | Concierto a dos pianos
Disfrutaremos del concierto a dos pianos. Cómo en cada ocasión lo haremos a beneficio de la puesta en valor y preservación del patrimonio musical y cultural del Santuario.
Misterio de fe; Trinidad Bienaventurada
El Domingo de la Santísima Trinidad es el primer domingo luego de la solemnidad de Pentecostés. En este día celebramos la doctrina cristiana de la Trinidad: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo.
María, Madre de la Iglesia
Un día después de Pentecostés, el día en que el Espíritu Santo prometido por Jesús vino a habitar en el corazón de la Iglesia, recreando el mundo a través del nuevo testimonio de amor que la comunidad creyente cristiana comienza a contagiar, la Iglesia celebra a Maira como Madre de la Iglesia.
El Espíritu es precisamente la armonía
Culminando el tiempo pascual, celebramos la solemnidad de Pentecostés. Se cumple la promesa de Cristo y la Iglesia recibe así su alma y fundamento: el Espíritu Santo, la tercera persona de la Santísima Trinidad.